lunes, 2 de septiembre de 2013

Un año de un amor diferente

Hay varias clases de amores, eso todos lo sabemos.
Pero ningún amor se puede comparar al amor que una madre siente por sus hijos. Ninguno. Ahora que soy madre puedo decirlo con conocimiento de causa.
Mi príncipe es el amor de mi vida.
Muchas veces le he preguntado a mi madre "¿cómo será cuando tenga otro hijo?, ¿cómo voy a querer a alguien más de la misma forma que a mi príncipe?". Ella siempre me dice que una madre tiene amor para todos sus hijos, el mismo amor.

Todo lo que había imaginado acerca de la maternidad se queda corto. Casi todos los tópicos (positivos, claro) que he escuchado durante toda mi vida sobre las madres son ciertos.
Yo nunca he sido una mujer niñera, es más, muchas personas de mi entorno me decían "No te imagino como madre". Yo tampoco me imaginaba mucho, la verdad.
Pero él llegó y cambió mi mundo. De hecho lo hizo desde antes de nacer, cuando lo tenía dentro de mí.

Este primer año de la vida de mi hijo, este primer año de maternidad (citando uno de los tópicos más famosos), ha pasado volando. Literalmente.
Toda mi vida ha cambiado. Mis prioridades, mi forma de ver las cosas...
A medida que han ido pasando los meses, mi yo mujer ha ido volviendo progresivamente, aunque me ha costado un poco.

Como no trabajo fuera de casa, estoy veinticuatro horas al día con mi príncipe. Y aunque tengo  facilidades para dejar al peque con mi madre, mi hermana o mi marido, para tomarme tiempo para mi misma, no lo hago.
He salido muy poquitas veces sin mi hijo, me cuesta muchísimo separarme de él, no puedo evitarlo. 
Pero lo he hecho, incluso cuando no me apetecía hacerlo. Y eso ha contribuido a ir equilibrando mi yo mujer con mi yo madre cada vez más. 

Con el paso de los meses otra cosa que he aprendido es a no controlar todo el tiempo cada cosa que le ocurre o que hace mi hijo. 
Por ejemplo, el otro día "permití" a mi marido llevar al peque a que le cortaran el pelo sin mi presencia.
Desde hace meses no tengo la necesidad imperiosa de supervisar cada cambio de pañal hecho por otra persona.
También tengo totalmente superada la ansiedad de contenerme para ir a ver como baña mi marido al príncipe. 
Y la lista continua... 

Estoy muy contenta de haber dejado de ser (casi) una (amorosa) monopolizadora. 

La verdad es que me da un poco de penita que ya no sea tan bebé. Supongo que a todas nos pasa lo mismo. Ver cómo su carita se va afinando y va desapareciendo esa papada tan graciosa...
Pero ver cómo cada día esta más cerca su primer pasito sin apoyo, cómo cada día "chapurrea" algo nuevo, cómo aprende y repite las cosas, cómo se divierte..., etc. es algo absolutamente fascinante. Sentir este amor es algo abrumador.

Afronto esta nueva etapa de la vida de mi hijo, esta nueva etapa de mi maternidad con mucha más tranquilidad de la que yo creía que sentiría. 
A pesar de que este ha sido un año súper feliz, también ha sido un período difícil y duro en ocasiones. Siempre he sido una mujer muy fuerte, pero como madre soy más fuerte, más mujer. Y eso me ha sorprendido mucho. 
Me siento tan orgullosa de mi hijo, de mi marido y de mi misma... Siento que lo estamos haciendo genial, que nuestro hijo es feliz siéndolo. Y que vamos a seguir sintiendo todo esto tan bonito.

Es absolutamente imposible de explicar lo maravilloso y precioso que es mi príncipe y lo perfecto que es ser su madre, pero supongo que las mamás me entenderéis. Y las que aún no los sois, os enteraréis cuando conozcáis a vuestro hijo.

Lo que mejor puede definir mis sentimientos, vuelvo a decirlo; él es el amor de mi vida. No hay nadie ni nada como él.
Es un amor diferente.

2 comentarios:

  1. Muchas felicidades Cristina!!! por tu primer aniversario de mamá y por el cumple de tu bebé, con un año aún son bebés mujer, no estés nostálgica!!! Aún queda lo mejor!!!

    Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Es inevitable ponerse un poquito nostálgica..., es que es muy fuerte lo rápido que pasa el tiempo, ¡ya verás! Pero sí, aún es un bebé (grande) y yo lo vivo cada día con más ilusión.
      ¡Un besazo!

      Eliminar